• Negro Facebook Icono

©2019 by Portal Vinciguerra 

“Después de la sorpresa vino el dolor”.

A más de un año de la intervención se vota en el IPES.

Elecciones en el I.P.E.S. “Fiorentino Ameghino”.

Este Miércoles 26 de junio se votará de 9 a 21 horas, en la Sede de Deloqui y Rivadavia. En vísperas de las elecciones que definiran quienes integrarán el Consejo Directivo, hablamos con Jorge Enciso y Marcela Canales, Rector y Vice de la Institución.

Recordemos que se eligen representantes de los docentes, no docentes, graduados y estudiantes que conducirán al IPES y que podrán llamar a elecciones para rector y vice a partir del 10 de Agosto cuando finalice el mandato vigente.

 

Estas elecciones serán de las más importantes en la historia del Instituto, dado que se comenzará a dar cierre al proceso iniciado en Marzo de 2018 por el Ministerio de Educación de la Provincia que fue denunciado como una “intervención” por parte del Centro de Estudiantes y de gran parte de los trabajadores. Este proceso que ocupó la escena pública de la ciudad fue la razón de múltiples manifestaciones  de  distintos gremios y generó grandes dificultades para los estudiantes de los profesorados.

Se presentan 3 listas para el Claustro docente:

“Colectivo, pan y texto”

“Perspectiva y pluralidad”

“(Re) Construcción colectiva”

1 Lista Claustro Graduados: “Les Egresades”

3 listas para el Claustro estudiantes:

“Movimiento Estudiantil F.A.”

“Es con Todes”

“Pequeños Pasos”

1 Lista Claustro No Docente: “Resiliencia”

-¿Cómo describen lo vivido desde marzo del 2018?

-Jorge Enciso: “Por más de que este proceso nunca fue formalmente llamado “intervención” por el Ministerio, si lo fue en los hechos.

En el caso del rectorado, vice rectorado y yo, fuimos suspendidos en el ejercicio de determinadas funciones. Las más importantes fueron los procesos eleccionarios, designación de cargos, dirigir la labor académica y administrativa. Quedamos con otras funciones menores.

En el caso de las secretarías y las prosecretarias no quedaron separadas del cargo pero si disminuidas en todas sus funciones. Hubo un avocamiento de personal del Ministerio de Educación al Instituto. Esto tuvo consecuencias para los estudiantes, se dificultaron mesas de examen, se dieron de baja docentes que tenían que tomar examen.” Manifestó el actual rector.

-A partir de las denuncias formuladas por la cartera de Educación se interrumpieron las tareas de Investigación y de Extensión, que constituían parte de la dedicación de los trabajadores docentes.

-JE: “Respecto a los docentes se necesita que brinden capacitación docente, en el nivel, porque somos formación del recurso que está trabajando en los distintos niveles obligatorios y a la vez la función de investigación. Esto no solo era un beneficio para nosotros sino también para los propios docentes que luego de estas tareas llegaban mejor preparados al aula. Todo esto se perdió y solo quedó la formación docente.

El Ministerio tuvo la idea de que el instituto era como un secundario especializado y nos pusieron administrativamente en esa situación. Yo creo que lo que hace realmente a un instituto es el conjunto de todas las funciones. De reflexionar, de repensar, de debatir, la docencia y la investigación se necesitan mutuamente.  Si yo me quedó solamente con la formación inicial, ¿qué experiencia transmito si no me conecto con el resto de los niveles?.”

-¿Qué expectativas genera este proceso eleccionario?

-JE: “Hoy después más de un año tenemos la esperanza de que estas elecciones comiencen a poder a andar un nuevo camino, no va a ser el mismo camino como era el Instituto anterior al 2018. Tiene que ser un nuevo camino.

Ayer en la charla con las listas, previo a que sean electas, como equipo directivo saliente pensábamos en la agenda que debía tener el instituto. Sin saber quiénes serán electos queríamos transmitirle nuestra experiencia, aunque sabemos que es difícil pero queríamos decirlo.

Muchos hablan de reconstrucción y yo apuntaría a que es otra institución, lo que sucedía hasta  fines de 2017 y lo que comenzó a suceder a partir de 2018 son dos cosas distintas. Más adelante no vamos a volver a lo que ocurría en el 2017, pero tampoco queremos lo que nos propusieron en el 2018. Es pensar otra institución y ahí pensamos otra conformación de la organización del instituto, por ejemplo para los estudiantes. Ellos tienen 2 espacios ad hoc institucionalizados pero nunca oficializados por el Ministerio de Educación. Uno es el kiosko y otro el centro de copiado, que tuvo muchos ruidos con el prestador, que prestaba servicio para el Centro de Estudiantes. Como eso nunca fue oficializado por el Ministerio eso se perdió y los estudiantes perdieron parte de los beneficios (copias más baratas, becas), eso es necesario dejarlo plasmado formalmente”

-¿Cómo vivieron los docentes este proceso?

-Marcela Canales: “Después de la sorpresa vino el dolor, el dolor de gente que se había iniciado como docente acá en el Instituto. El dolor del avasallamiento, sobre todo por lo que se había construido en este gobierno democrático mediante un consejo directivo que se viera puesto en duda. Eso sobre todo por parte de los docentes que eran antiguos, lo que nos dejan ellos es justamente la posibilidad de siempre volver a una mirada de proyección. Algunos ahora son colegas de quienes en un principio fueron sus estudiantes y esto genera una situación de resiliencia, de saber que en un momento va a haber espacio para volver a posicionar al Instituto. Que cumplió 30 años justo en el momento en el que fuimos intervenidos, no pudimos festejarlo, hicimos algo pensando en que se perdió una oportunidad.

Pero un docente sabe también de estas cosas, un docente sabe que a veces hay momentos en los que la política no acompaña la decisión de entender a la educación como un derecho y también al trabajador de la educación como un trabajador que tiene derechos, derecho a educar y formarse. Esto se suma a las ganas que tienen los nuevos”.

-Jorge Enciso: Uno lo que ve son políticas de disciplinamiento, una cosa es cuando se lee en un libro o sucede en Buenos Aires, en otros lugares. Creo que como nunca se vio en un tiempo democrático una política de disciplinamiento a toda la institución, no fue solamente al equipo directivo, con nosotros empezaron pero después se extendió al conjunto.

Después uno puede pensar las lógicas que tratan de justificar pero si uno mira ahora no se logró nada, la inversión era mínima, no se ahorró nada. Lo único que si estamos seguros es que fuimos protagonistas de un proceso de disciplinamiento. Lo peor de todo, lo más complejo es pensar que todo esto pudo pasar en un período democrático, ahí uno se da cuenta de que tiene que haber permiso de los tres Poderes del Estado. Ese fue el golpe duro para los viejos docentes, ya se habían transitado períodos duros con mesas duras de argumentos con idas y vueltas con otros gobiernos pero nunca se llegó a esta instancia.