• Negro Facebook Icono

©2019 by Portal Vinciguerra 

"NUNCA NOS FUIMOS"

Uno de los eventos más destacables de la semana que pasó, es la presentación en el congreso de la Nación del nuevo proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

 

Esta es la octava vez que se presenta, y el año pasado fue la primera vez que llegó a tratarse en el recinto.

 

El día elegido fue el 28 de mayo, por ser esa fecha el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer y el decimocuarto año desde la creación de la Campaña.

 

En distinto puntos del país, y en el resto del mundo, miles de mujeres se congregaron para apoyar la propuesta y dar visibilidad a la lucha. Los pañuelazos masivos que se pudieron ver en diferentes medios y redes sociales, reflejan la solidez y la coherencia del movimiento social y político más grande de los últimos años.


Fuente: Prensa Obrera

¿Qué cambios hay? estos son los puntos sobresalientes del nuevo proyecto:

 

Establece como sujeto de derecho a interrumpir un embarazo a las mujeres y otras identidades con capacidad de gestar,

 

Se podrá acceder a un aborto voluntario legal y seguro hasta la semana 14, inclusive,  de gestación en los tres sectores del sistema de salud (público, de seguridad social y privado), de forma gratuita en hospitales y centros de salud públicos y con una cobertura del 100% si tienen obra social, mutual o prepaga; además el proyecto propone que la práctica sea incluida en el Plan Médico Obligatorio.

 

Garantizar la práctica en un plazo máximo de 5 (cinco) días corridos desde su requerimiento

 

Se establece un sistema mixto de plazos y causales. En caso de violación o si corre riesgo su vida o su salud integral, esta última entendida como el estado de completo bienestar físico, mental y social (tal como la define la Organización Mundial de la Salud).

 

No incluye la objeción de conciencia, ya que consagra esta práctica de salud como un derecho, cuyo ejercicio no puede negarse ni vulnerarse por creencias o posiciones personales, religiosas o morales.

 

Se establece una pena de prisión de tres meses a un año a aquellos profesionales de la salud que “dilatare injustificadamente, obstaculizare o se negare a practicar un aborto en los casos legalmente autorizados”.

 

Garantizar el acceso a la educación sexual integral y a la anticoncepción, haciendo hincapié en la obligación del Estado. “El contenido curricular sobre aborto debe ser enseñado como un derecho de las mujeres y personas gestantes, a través de contenidos científicos, laicos, confiables, actualizados y con perspectiva de género que puedan fortalecer su autonomía.”

 

Garantizar, si así la persona lo requiriese, las asesorías que brindaran la información sobre el procedimiento que se llevará a cabo y los cuidados posteriores necesarios.

 

Mas allá de las posibilidades concretas y reales, teniendo en cuenta el contexto de elecciones, de que la ley pueda ser aprobada, esto no se traduce en una caída de la marea verde. Citando a Ofelia Fernández, militante de Patria Grande, "este año no volvemos, porque nunca nos fuimos".